domingo, 13 de febrero de 2011

Cueva del Elefante.


Por Marius van Heiningen


INTRODUCCIÓN.

La Cueva del Elefante es un elemento muy marcado del terreno, que es prácticamente imposible de quedar inadvertido cuando uno pasa por Cistierna por la carretera nacional. La cueva se encuentra en la Peña del Elefante, situada a menos de un kilómetro al norte de la villa, al otro lado del Río Esla. Los ojos de la cueva son de gran tamaño y llaman poderosamente la atención. Hoy vamos a conocer la cueva desde sus alrededores y desde su interior.


La semejanza con un elefante es tan grande que se puede afirmar que la Peña del Elefante ha derivado su nombre de la cueva y no al revés.



El punto de partido es el puente de Yugueros. Cruzando este puente se llega a una rotonda donde se coge la vía de servicio. Después de unos 800 metros se llega a una minicentral eléctrica, desde donde la cueva ya es bien visible. Si hemos venido hasta aquí en coche, lo podemos dejar aparcado en este sitio.



El camino más fácil es seguir hasta la Peña y Fuente de la Jagariz, donde se coge un camino que vuelve hacia la Peña del Elefante, ganando altura. Al final se llega a una cantera abandonada desde donde hay que seguir de frente hacia una pequeña hoz, situada por encima de un balcón que da acceso a la cueva.



Desde una distancia ya se distingue bien una de las entradas de la Cueva del Elefante. En este caso se trata de la entrada sur, que es el "ojo" derecho del elefante. La foto se ha tomado desde la nueva circunvalencia.



El desarrollo de la Cueva del Elefante es alrededor de los 43 metros, con un desnivel de 19 metros entre la chimenea y el punto más bajo de la cueva. Los números indican el desnivel en metros.



El mismo plano indicando la situación de los dos alzados, que se muestran a continuación.



El alzado norte-sur, mostrando la chimenea y la galería alta, esta última con unos 10 metros de desarrollo.)



El alzado este-oeste, mostrando la pared por donde se baja hacia el balcón y la situación de la galería alta.



Alzado compuesto, de boca a boca y con la chimenea. El acesso a la chimenea se encuentra donde los arboles en la siguiente foto, justo por encima del ojo sur, y es imposible de acercarse sin el material adecuado.



Desde la minicentral eléctrica se divise la peña y su cueva.



Desde abajo, la forma de la cabeza del elefante está bastante claro. No es difícil distinguir su ojo, frente, oreja derecha, trompa y colmillo derecho...........



....... y si no, mira ahora.



Primero vamos a pasar por debajo para observar la cabeza desde diferentes ángulos.



En las siguientes dos fotos es donde mejor se distingue el colmillo. Separado de la trompa por una estrecha banda de hierba.



Aunque hay que admitir que desde aquí la cabeza parece un poco deformada.....



....además de tener un aspecto algo enfadado.



Creo que no solo es imaginación mía......



..... pues mira el dibujo. Al contrario de su oreja derecha, que la tiene pegada al la cabeza, aquí muestra un verdadero orejón. Es por encima del orejón hasta donde tenemos que subir (ver mapa).



Siguiendo el camino, a poca distancia llegamos a una pared vertical donde brota la Fuente la Jagariz, conocida desde antiguo. Su nombre sueña como árabe, aunque la palabra árabe más parecida, "jayara", significa "piedra" y no agua. Puede que se han referido a la peña en lugar de la fuente, sino también es posible que su nombre es de origen prerromana: los radicales de agua Sa, Gar y Is han cambiado en ja, gar e iz, formando su nombre Jagariz. Esta última información lo he encontrado en el libro "Origen y misterio de los nombres de agua en el concejo de Cistierna" del historiador Siro Sanz García.
Bueno, desde esta fuente sube un camino en dirección de la cueva.........



..... que nos lleva hasta una cantera abandonada. Desde allí subir de frente en dirección de una pequeña hoz que se encuentra por encima del orejón.



Desde la hoz ya se puede ver gran parte del interior de la cueva. En el centro de la foto y en la pared de atrás, está la galería redonda.



Mirando hacia abajo se descubre que hay un estrecho balcón que nos facilita la entrada por el "ojo" norte.



Sin embargo, primero hay que bajar unos 7 metros con la ayuda de una cuerda estática de espeleología. La cuerda se ha fijado mediante unos parabolts con placas....



.....del mismo modo que se ha puesto otro parabolt al final del balcón, ya dentro de la cueva, para asegurar que un pequeño resbalón en el balcón no acaba en tragedia. En la espeleología el uso del nudo en forma de ocho es muy común y la apertura del mosquetón está opuesta a la pared, además con el cierre hacia abajo. Esto último es importante para evitar que el mosquetón no se abre accidentalmente por un roce con la pared.



Bueno, ya estamos dentro, con todo el equipo puesto.



La parte sur de la cueva, mostrando el ojo derecho (sur) y la galería redonda. Se trata de una galería amplia, sino de corto recorrido. Probablemente se ha originado como una vía alternativa y subterránea de los aguas del Río Esla, situada de modo paralelo al río.



Vista hacia por donde hemos entrado (ojo norte).



A la izquierda del ojo se puede ver la hoz y pared por donde se ha bajado, y abajo en el valle está la carretera general.



Vista desde el ojo sur sobre el Río Esla y el canal de suministro de la minicentral.



La galería redonda es lo que se llama "un tubo de presión", una galería de origen freática, lo que quiere decir que estaba completamente anegada durante su formación.



Panorama sobre la ribera del Río Esla y el valle de Redimora.



Panorama sobre la villa de Cistierna.



Ahora ya es tiempo para empezar a tomar datos, al final y al cabo habrá que topografiar la cueva.



Hacia la mitad de la cueva y en su pared este, se encuentra una galería colgada, hacia donde hemos llegado mediante una escalada artificial. Es decir que una persona va subiendo poco a poco poniendo parabolts y placas para poder engancharse. La cuerda pasa por los mosquetones y sirve para asegurar el escalador.



Para asegurar el compañero se ha usado toda la cuerda disponible. Porque cada metro de cuerda absorbe una parte de la energía en caso de una caída y por tanto cuanto más larga es la cuerda, menos grave es el impacto.



Una vez subida, hemos descubierto unos 10 metros de galería que termina haciéndose demasiado estrecha, por lo menos para nosotros.
Bueno, así es la Cueva del Elefante por dentro.

Para volver solo es necesario que uno suba por la cuerda para luego desmontarla, mientras los demás bajarán por un segundo rápel de 12 metros, partiendo desde el balcón.





1 comentario: