martes, 7 de junio de 2016

Excursión botánica al Coriscao
































Después de un parón de varios años volvemos a publicar una entrada, esta vez mucho más dedicada a la flora que a la propia ruta.

Hoy se trata de una excursión botánica que hicimos el día 3 de junio hacia el Coriscao. La ruta hacia el pico Coriscao, conocida como "El balcón de los Picos de Europa" ofrece unas vistas inolvidables sobre los Picos de Europa, Peña Prieta y la Montaña Oriental Leonesa. Se trata de una ascensión relativamente fácil (para alguien acostumbrado a andar por montaña) que comienza en el Collado de Llesba (1681m), donde se puede dejar el coche. El trayecto está bien descrito en numerosos blogs de montaña y por tanto aquí no se va a repetir la descripción de esta ruta, sino que intento dar una muestra de la más que interesante flora que se puede encontrar al lado del camino.































Ranunculus amplexicaulis

Al poco de empezar ya se pueden encontrar los primeros botones de oro de color blanco. Se trata de un ranúnculo que vive por encima de los 1300m en pastos subalpinos, crestas pedregosas, etc. Hoy esta flor nos va a acompañar casi todo el día.





































Gentiana verna (genciana de primavera)

Casi en el mismo lugar, en un pasto dando visto al norte, situado unos 20 metros por debajo de la cresta y donde la nieve se acaba de derretir, se puede encontrar las primeras gencianas de primavera.






























Caltha palustris (calta o hierba centella)

El desagüe del nevero que se está deshaciendo forma una zona húmeda llena con calta o hierba centella (Caltha palustris).

































Caltha palustris con sus flores doradas.






























Anemone nemorosa

También al principio de la ruta se puede encontrar la anémona del bosque (Anemone nemorosa), aquí normalmente entre el matorral (es que a estas alturas no hay bosque).






























Cruzamos por el lado sur del la Peña Costal, compuesta de conglomerados. El Coriscao ya se puede ver, con su cumbre cubierta con nieve y su altura de unos 2235 metros.




































Thlaspi caerulescens (sin nombre común)

Como es lógico, las plantas muy raras no suelen tener un nombre vernáculo, como es el caso con esta pequeña joya botánica el Thlaspi caeruslescens, Esta crucífera cuenta con tan solo 20 registros en el Sistema de Información sobre Plantas en España (Anthos), como muestra el siguiente mapa.





















La distribución según Anthos muestra la presencia de esta especie en la zona del Coriscao (donde las provincias de León, Cantabria y casi Asturias se juntan.

Después llegamos a una pequeña "isla" de caliza dentro del "mar" de rocas ácidas que forma la cresta que sube al Coriscao. En esta isla de roca básica se encuentran varias plantas entre ellas:































la Saxifraga conifera (sin nombre común), endémica de la Cordillera Cantábrica, los Montes de León y los montes del alto Ebro (si se consideran estos últimos como independientes de la Cordillera Cantábrica).



































La flor con las típicas características del género Saxifraga: 2 estilos y 10 estambres.





























Las hojas que se encuentran en la base de los tallos son pequeñas y enteras y muy indicativo son las yemas verdes (llamados yemas estivales) porque sólo hay dos especies de Saxifraga en la Cordillera Cantábrica que lo tienen, además las yemas de la otra especie, Saxifraga fragasoi, son muy diferentes y sus hojas están divididas.



































También se encuentra aquí la Draba dedeana (otra crucífera que tampoco tiene nombre común)



































Bonitas flores y hojas muy pequeñas y enteras.




























La Glandora diffusa (antes Lithospermum of Lithodora diffusa) se puede ver en todo el camino aunque es mucho menos frecuente que en el sur de la Cordillera Cantábrica. Como planta muy conocida tiene muchos nombres vernáculos, entre ellos carrasquilla azul y mijo de sol.






























El Coriscao está cada vez más cerca y en el último collado antes de la subida final hay otra "isla " calcárea.






































Teesdaliopsis conferta (sin nombre común)

Esta crucífera con los pétalos tan desiguales también es endémica en la Cordillera Cantábrica y los Montes de León, y la mayoría se encuentra en la provincia de León.




























Sus tallos no tienen hojas (escapos).




































La Teesdaliopsis conferta tiene todas sus hojas basales.





























Al pie del Coriscao.





























Antes, y a la izquierda de la última isla de caliza hay numerosas de la ya mencionada Ranunculus amplexicaulis.































Androsace vitaliana (sinónimo Vitaliana primuliflora)

Las islas de caliza tienen una flora interesante aunque muchas flores salen más adelante en la temporada. Sin embargo, estas pequeñas flores amarillas llaman poderosamente la atención, se trata de la Androsae vitaliana (otra vez sin nombre común en castellano, aunque en catalán la llaman grègoria o herba d´inflamacció).
































La flor si es parecida a las otras especies de este género.


A partir de este lugar decidimos no seguir subiendo al Coriscao (que arriba tenía bastante nieve), sino bajar por el circo glaciar situado al noreste, pues años anteriores, este lugar presentó una flora bastante interesante aunque parcialmente pasada de floración y esta vez intentamos ver en flor la Pulsatilla alpina y la Fritillaria pyrenaica, entre otras.

ATENCIÓN:
Al contrario del camino hacia el Coriscao se trata de una bajada sin senda clara por una ladera muy escarpada y si no se desciende por el trayecto correcto se corre el riesgo de acercarse a precipicios.
¡Es una bajada con mucho cuidado y riesgo!





























El circo glaciar visto desde arriba.
































Anemone pavoniana

Al poco de bajar ya encontramos la anémona cantábrica (Anemone pavoniana). Sus flores son bastantes parecidas a la Pulsatilla alpina, pero hay varias características que ayudan a diferenciarlas a primera vista; la anémona cantábrica tiene las flores algo más pequeñas, y suelen salir muchas en una sola planta, juntas con numerosas hojas finas.
La Pulsatilla alpina tiene a menudo solo una flor, algo más grande y con menos hojas más robustas.


































El Ranunculus amplexicaulis que no nos abandona en todo el camino.




































Matthiola perennis (sin nombre vernáculo)

La Matthiola perennis es otra de las plantas endémicas de la Cordillera Canábrica y los Montes de León. Vive normalmente en roca caliza a cierta altura, mientras que la especie Matthiola fruticulosa subsp fruticulosa también se puede encontrar en los valles.  Se distingue porque esta última especie tiene tallos con hojas mientras la Matthiola perennis tiene tallos sin hojas (áfilos).






















El Coriscao visto desde el circo glaciar. Lo curioso es que casi toda la subida a este pico es por roca ácida, la cumbre y toda su flanco norte están compuestos por roca caliza. Incluso en la cumbre hay una pequeña cueva.







































Pulsatilla alpina (pulsatila alpina)

Según algunos autores las hojas caulinares (hojas del tallo) son brácteas (hoja que acompañe el pedicelo de la flor). Lo que sí está claro es que son mucho más robustas que las hojas de la anémona cantábrica.




























La pulsatila alpina a menudo está ligeramente teñida de un color purpúreo.































La cara norte es bastante más húmeda que la cara sur, lo que favorece a la genciana de primavera.






























En todo el circo hay mucho anémona cantábrica.


































Anemone pavoniana (anémona cantábrica)







































Primula elatior (bellorita o manguitos, entre otros muchos nombres)

Esta prímula también se puede encontrar en las orillas del Río Esla a finales de marzo, obviamente a gran altura su floración es más tardía.




























Pritzelago alpina subsp auerwaldii (sin nombre común).

Esta subespecie se distingue de la subespecie alpina por tener más hojitas caulinares (en los tallos), normalmente unas 3 hojitas divididas.



































La pulsatila alpina (Pulsatilla alpina) otra vez.








































Fritillaria pyrenaica (tablero de damas, campanilla o corona imperial entre otros)

La Fritilarria pyrenaica se distingue de la F. lusitanica por la forma de sus nectarios (unas manchas oscuros en la base de los tépalos, por la parte interior). En este caso los nectarios son redondeados y no lineares. De la Fritillaria legionensis se distingue porque esta último tiene las hojas superiores en verticilos de 3 o 4. La foto muestra hojas alternas.































El macizo central de los Picos de Europa. La cumbre alta en el medio de la foto pertenece a los Picos de Friero y se trata de la Torre de Salinas con 2447 m, que está por encima de la Vega de Liordes.







































Un tablero de damas multicolor.








































Erythronium dens-canis (diente de perro)

Alrededor de Cistierna se puede ver esta flor desde finales de invierno hasta principios de mayo ( a alturas de 1450 m como en la Collada de las Cruces, situada por debajo de los Castros de Mental).
































¿Qué es más bonita, la flor o la hoja?








































Tenía que fotografiar este ejemplar de Ranunculus amplexicaulis.































Saxifraga spathularis (abelairiña o abrairiña en gallego)

Que esta saxífraga no tenga nombre en castellano pero sí en gallego es debido al hecho que este planta es muy común en Galicia.



































Sus hojas características: enteras, dentadas y largamente pecioladas.








































Pedicularis sylvatica (gallarita o gorbiza entre otros)

Los Pedicularis son semi-parasitos. A primera vista es bastante difícil distinguirlos, especialmente los amarillos. Lo que ayuda es la presencia de un pico más o menos largo en el rostro (la parte superior de la flor, que parece un capuchón) y la presencia o no de 2 pequeños dientes por debajo de este rostro.

































Crecen en suelos húmedos








































Ajuga pyramidalis (búgula de bosque o búgula piramidal)

Las pequeñas flores se encuentran entre las hojas coloradas.



4 comentarios:

  1. Marius, me alegro mucho de tu vuelta al blog. Ánimo y deléitanos de nuevo con tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada de lujo, grandes paisajes y flores pequeñas. Con textos muy especializados y unas fotos bellísimas...

    ResponderEliminar
  3. Hola Rosa, me alegro que te ha gustado y espero que te animas para ir a verlo "en persona".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estuve en la zona hace dos semanas justas con un guia de montaña y fue un viaje de maravilla. Flores preciosas, paisajes espectaculares y olores que despiertan los sentidos, me encantó

    ResponderEliminar